El proceso de destitución, presidido por el juez de la Corte Suprema Ricardo Lewandowski, termina con el mandato de la primera presidenta mujer de Brasil y con 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT).  Ocho meses y 17 días después de su inicio, el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff llegó este miércoles a su desenlace.

PUEDES VER “La situación política de Brasil.” 

El Senado de Brasil, por 61 votos frente a 20, decidió este miércoles remover a la ex presidenta, Dilma Rouseff de sus cargos oficiales, hallándola culpable por “violar” leyes presupuestarias. Brasil culmina así el cambio de Gobierno más traumático de sus últimos tiempos.

La votación constituyó el último recurso de Rouseff  desde que fue destituida en mayo de este año. El largo proceso de impeachment comenzó el 2 de diciembre y mantuvo al país vecino en suspenso.

A pesar de esto, en un juicio separado del impeachment, el Senado decidió mantener los derechos de Dilma Rousseff, y en una votación con 42 votos a favor y 36 en contra, se decidió que Rouseff no quede inhabilitada para ejercer cualquier función pública.

El origen de la destitución de Rouseff comienza con un informe presentado por tres abogados hace nueve meses que denunciaron a la entonces presidenta de Brasil de “maquillar las cuentas públicas a base de hacer trampas con el presupuesto mediante un abstruso mecanismo de préstamos públicos.”  Frente a ello, los senadores brasileños han pasado meses discutiendo sobre si el retraso por parte del Gobierno en reembolsar un pago efectuado por un banco público a un programa estatal se podía considerar delito o no.

El juicio sobre la distitución comenzó el jueves, cuando se empezaron a escuchar en el Senado los testimonios a favor y en contra de la presidenta. Rousseff negó en todo momento los hechos de los que se le responsabiliza y su defensa señaló que tales acusaciones no son suficientes para tomar una medida tan drástica como apartar un presidente de la república.

En un juicio que duró 13 horas, Rousseff calificó al impeachment como un “golpe contra la democracia”.

“Como todos, tengo defectos. Pero entre mis defectos no están la deslealtad y la cobardía. No traiciono los compromisos que asumo… No lucho por mi mandato por vanidad o apego al poder, lucho por la democracia y por el bienestar del pueblo”, agregó.

Atrás quedan los cinco años de gobierno de quien fuese la primera mujer en presidir el gobierno brasileño. Su larga trayectoria política inició con su militancia guerrillera contra el gobierno militar, primero en su Belo Horizonte natal y después en Río y Sao Paulo.

Tras su paso por prisión en 1970, donde fue torturada, y tras la caída del gobierno de facto, Rousseff continuó su activismo político, que la llevó a convertirse en una figura clave del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, primer presidente del Partido de los Trabajadores (PT).

Lula se convirtió en su mentor político, la designó como su sucesora y la aupó como candidata presidencial en 2011.

LA HORA DE TEMER

Michel Temer, el presidente interino de Brasil y antes vicepresidente de Rouseff -ahora enemigo de ella-  asumirá la presidencia completa hoy a las 4 de la tarde (2 hora peruana) para marchar después a la cumbre del G-20 en China. Temer, permanecerá a cargo del gobierno Brasileño hasta finales del año 2018.

Líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, de centro derecha, era vicepresidente del gobierno en la coalición que llevó a Rousseff a la presidencia. A pesar de ser el partido más grandes de Brasil, no han tenido candidato propio a la presidencia desde 1994. Sin embargo, ello no ha evitado que sea el partido con más presencia en el gobierno federal desde el regreso de la democracia a Brasil.

Pero no todo es tranquilidad para el ahora presidente de Brasil. Hace unos días, la revista brasileña “Veja” publicó que Michel Temer, pidió millones de dólares en apoyo financiero al empresario Marcelo Odebrecht, encarcelado por su participación en la red de sobornos de Petrobras.

La publicación brasileña citó a Odebrecht afirmando que en 2014, Temer le pidió, cuando era vicepresidente, “apoyo financiero” durante una cena con miembros de su partido de centroderecha PMDB.

Odebrecht, actualmente condenado a casi 20 años de cárcel, dijo que donó 10 millones de reales (USD 3,15 millones al cambio actual) al partido. La información figura en un acuerdo que es negociado entre Marcelo Odebrecht y fiscales que investigan el megafraude a la estatal Petrobras en la denominada Operación Lava Jato.

Ahora queda seguir investigando el caso “Lava Jato” sobre presuntos sobornos que, según la Fiscalía, ayudaron a financiar campañas del PT y sus socios de gobierno y que puso en cuestión a la clase política brasileña en general.

Aunque algunos miembros de su partido, incluido Lula da Silva, se vieron afectados por ese escándalo, Rousseff -que facilitó la investigación desde la presidencia- nunca ha sido acusada de enriquecimiento ilícito.

 LA REACCIÓN DE CORREA

Mediante un Tweet, el presidente de Ecuador Rafael Correa declaró mediante un tweet que retirará a su embajador de Brasil, en respuesta a lo que el considera una “apología al abuso y la traición”

Cargar más artículos similares
Load More By Heidi Pinedo
Load More In Economía y Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

PPK visitará China para captar inversiones

Dentro de tres días, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, partirá rumbo a China para busca…