Hay serios cuestionamientos sobre el manejo de fondos públicos de parte de la gestión de Luis Castañeda Lossio. Por ello, regidores de oposición han iniciado una campaña llamada “Habla Castañeda” para obligar formalmente al alcalde a rendir cuentas. Desde esta tribuna quisiera explicar qué es lo que pide esta campaña y por qué es necesaria. La reacción defensiva del burgomaestre solidario ha dejado mucho que desear, y sólo confirma sospechas de un manejo turbio e ineficiente de nuestros recursos.

La Campaña

“Habla Castañeda” se define de la siguiente manera:

La iniciativa ciudadana “Habla Castañeda” surge ante una política sistemática de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) por ocultar información de carácter público. Dicha política tiene entre sus ejemplos más resaltantes: a) la reiterada renuencia de los funcionarios de brindar información sobre la gestión de los recursos públicos. Dicha renuencia se ha expresado tanto ante los pedidos de información solicitados por los regidores de oposición, como ante las solicitudes de acceso a la información pública presentadas por distintos ciudadanos; y b) la cancelación de las transmisiones on line de las sesiones del Concejo Metropolitano, así como el acceso restringido a las mismas.”

Pueden encontrar información más detallada en la página de la campaña.

La Gestión

Castañeda siempre ha buscado ser visto como el político que hace “obras” y se aleja de la grandilocuencia (de ahí que se haya ganado el apodo de “mudo”). Sin embargo, si bien nadie le pide que se mande discursos o balconazos, lo que se espera de una autoridad elegida democráticamente es que comunique y rinda cuentas ante la población, y es natural también que la ciudadanía se lo pida. Y no se trata únicamente de “socialconfusos” que añoran a Susana Villarán: cada vez más personas independientes e instituciones (como Proética) se suman al pedido de transparencia.

Nuestro alcalde y su partido siempre han vendido la idea que es necesario “dejar trabajar”. Pues bien, ya para Setiembre del 2016 es de mal gusto que se insista en esa idea como mecanismo de defensa. Castañeda ya ha tenido casi dos años para mostrarnos qué es lo que piensa hacer en la ciudad, y hay motivos para pensar que Lima se está gestionando mal.

Ante todo, la gestión de Castañeda ha venido emitiendo información falsa desde canales institucionales hacia la población. Citando una editorial de hace unos meses:

“Desde antes que ingresara a gobernar, Castañeda venía anunciando que la municipalidad estaba en quiebra; lo cual fue desmentido incluso por un regidor del PPC (enemigo de Villarán). Bajo el discurso de quiebra buscaron camuflar el escándalo de animales mal nutridos en el Parque de las Leyendas, aunque se descubrió que se había desembolsado una buena suma de dinero en dos camionetas 4×4 y en pintar de amarillo toda la fachada. Además, hubo un caso vergonzoso de difamación hacia un regidor de oposición, al que quisieron implicar en una actividad contra el by pass, y también mintió al decir que no estaba en el país para no asistir a una citación del congreso.

Los casos de arriba llevan a la inevitable conclusión que el mudo (y su gestión) mienten. Y mucho.”

Y esas no son todas. Pero aparte de las mentiras, hay evidencia clara de un mal manejo de fondos públicos. Lo más resaltante, sin duda, es el inútil bypass que ahora adorna el centro de Lima y que no ha hecho más que complicar el tráfico en una zona de por si ya congestionada. De eso ya se ha escrito bastante, por lo que aquí mencionaré el caso más reciente e igualmente preocupante: este fin de semana se puso al descubierto que la municipalidad se encuentra financiando “trolls” para atacar opositores en redes sociales.

habla-2

Resulta pésimo que el alcalde esté destinando fondos públicos para que personas insulten a otras y se dediquen a alabar cada cosa que hace la gestión actual, en vez de destinarlos a los varios problemas que posee la ciudad. Es bastante irónico que “El Mudo” termine pagándole a otras personas para que hablen por él.

La Reacción

De forma cínica, Castañeda ha intentado victimizarse y decir que esta campaña tiene el objetivo de “empañar” su gestión, que viene realizando “obras que no se hacían hace mucho”. Su única defensa es insistir en que están realizando una mejor gestión que la anterior, lo que es mirar la paja en el ojo ajeno y no en el suyo. Visiblemente ofuscado, le pidió a una periodista que se “controle” cuando únicamente buscaba hacerle una pregunta, y mencionó que la campaña buscaba hacer un “escándalo”.

Esto no es cierto. Castañeda bien pudo haber respondido y otorgado la información requerida sin necesidad que se inicie esta campaña. Pero no lo ha hecho, y por más que declare que lo hará, su continua reincidencia en ocultar información y en mentir lleva a pensar que la única manera de hacer que el alcalde rinda cuentas es poniendo nuestra firma y obligándolo mediante la via legal.

#HablaCastañeda.

Cargar más artículos similares
Load More By Víctor Belaunde
Load More In Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

En defensa de Saavedra, por Víctor Belaunde

El día de hoy el congreso aprobó la moción para interpelar al Ministro de Educación, Jaime…