Home Economía y Política Actualidad El valor monetario del trabajo doméstico no remunerado: #NiUnaMenos

El valor monetario del trabajo doméstico no remunerado: #NiUnaMenos

16 min read
0
0
521

Hace poco se realizó la marcha histórica protagonizada por miles de mujeres “Ni Una Menos”, si hubiésemos conversado con ellas sobre los quehaceres del hogar  tal vez nos hubiesen dicho que “los quehaceres de  la casa son más duros que las labores que se realizan en los centros de trabajo”

¿Cuán cierta es esta afirmación? Conocer el valor monetario del trabajo doméstico no remunerado, fue una tarea ardua e intensa, política y técnica; política porque en numerosos debates y congresos  internacionales, iniciados en 1979[1], se discutió esta reivindicación histórica que proponía visibilizar el aporte de las mujeres al bienestar de las familias y  al desarrollo de la sociedad.

En estos debates[2], que reconocieron al trabajo doméstico como una actividad productiva, se instó a los Estados a obtener datos que permitan conocer la contribución de las mujeres y varones  a la economía, valorando, monetariamente, el trabajo doméstico no remunerado y que está expresado en los quehaceres del hogar,  como es la  preparación de alimentos, el cuidado de  niñas y niños, adultos mayores,  personas enfermas o con discapacidad, el apoyo en las tareas escolares,  todo ello con el objetivo de reconocer la contribución económica de las mujeres y evidenciar la desigualdad en la distribución del Trabajo Remunerado, fundamentalmente asignado por la sociedad a los varones y del Trabajo Domésticos No Remunerado, mayormente asignado a las mujeres.

En el Perú, tanto el Congreso de la República como el Ejecutivo[3] recogen estas recomendaciones y se inició el debate técnico. En el INEI buscaron la asesoría internacional y realizaron la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo; esta investigación estadística  determinó que todas las mujeres y hombres mayores de 12 años, que vivían en el país, en el año 2010,   dedicaron, en ese año, más de 545 millones de horas a realizar los quehaceres del hogar reflejadas  en la preparación del desayuno, almuerzo, lonche,  cena, en la limpieza donde se preparan los alimentos; la limpieza de la vivienda, el acarreo de  agua (en la zona rural) la compra de alimentos y productos para la semana, el lavado de la ropa, acomodar la ropa después de haber sido lavada, planchar la ropa, cuidar de niños, de adultos mayores, de personas enfermas o con discapacidad;  llevar las cuentas de los gastos e ingresos, distribuir el presupuesto del hogar; jugar, contar o leer cuentos a alguna niña o niño, ayudar a realizar las tareas del hogar, trabajar de manera gratuita en faenas o trabajo comunal en beneficio del barrio o comunidad, entre otras.  Luego valoraron cada una de estas tareas, imputando lo que costaría que estas obligaciones las realice una persona remunerada (especialista o generalista – según el tipo de tarea). Tras cientos de horas de trabajos y varios cálculos encontraron que  el valor monetario del Trabajo Doméstico que No es Remunerado (ejecutado por mujeres y hombres) pero que se realiza para lograr el bienestar de la familia, es cercano a los 85 mil millones de  Soles[4]. ¿Qué significa esta cantidad?  Significa que el valor monetario del  trabajo doméstico no remunerado  es superior, al presupuesto que todo el sector público maneja, y que está conformado por el presupuesto asignado al Gobierno Central,  a los Gobiernos Regionales y a los Gobiernos Municipales o Locales, que  para el año fiscal 2010, fue próximo a los 82 mil millones de Nuevos Soles[5].

El alcance que para efectos de política pública y temas legales, tiene esta información es de suma importancia, da un valor monetario a los quehaceres del hogar y a la contribución que tienen las amas de casa en la formación del capital humano, el bienestar de los miembros del hogar y en su desarrollo físico, emocional y cognitivo.

Hasta hace poco, el valor del trabajo doméstico no remunerado, que como los señala la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo, es  mayormente desarrollado por mujeres, al ser invisible a las estadísticas y a las cuentas nacionales, no permitía ver el real efecto de las políticas públicas sectoriales y constituía una limitante para la definición de estrategias de desarrollo económico y social.

Aporte del trabajo doméstico no remunerado solo de las mujeres es equivalente al presupuesto del gobierno central

Las Cuentas Satélite del Trabajo Doméstico no Remunerado además nos revela que el presupuesto que fue asignado, durante el año 2010,  a todos los ministerios y entidades del gobierno central  es equivalente, en términos monetarios,  al aporte que realizan las mujeres del país con el trabajo doméstico que no es remunerado, realizado muchas veces por las mujeres en las madrugadas o luego de salir de su centro laboral o de su centro de estudios   y, también realizado  por miles de  mujeres peruanas, del campo y la ciudad, amas de casa, que se dedican exclusivamente a realizar trabajos domésticos no remunerados .

Con la información  de las Cuentas Satélite del Trabajo No Remunerado hoy se sabe que el importe de realizar los quehaceres del hogar que realizan las mujeres sin retribución económica alguna ya tiene un tasación y ese importe, nos dice que es cercano a los 59 mil millones de  nuevos soles, esta cifra, es  equivalente al Presupuesto, que en el año 2010, se asignó a todos los ministerios y entidades del gobernó central[6].

No podemos ni debemos desconocer  que los hombres también realizan trabajo doméstico no remunerados que van en beneficio del hogar, pero existe diferencias significativas, el  valor del trabajo doméstico no remunerado, de los hombres, es ligeramente superior a los  26 mil  millones de nuevos soles, en términos monetarios es menos de la mitad  del valor del trabajo doméstico no remunerado que realizan las mujeres cuyo monto, como se ha señalado es de 58 mil 795 millones de nuevos soles, es decir más del doble que el de los varones.

Estas diferencias en el valor del trabajo doméstico no remunerado de mujeres y hombres se estarían sustentando en los diferentes roles que cumplen, dentro del hogar, mujeres y hombres, y que son percibidos como complementarios: El hombre proveedor económico y preparado para su  inserción en el mercado de trabajo, en tanto, que la mujer encargada mayormente de los aspectos reproductivos y del cuidado doméstico de varones,  niñas, niños y ancianos. Sin embargo, las desigualdades internas de dominio, recursos, capacidad de negociación y tiempo generan inequidades en desventaja de las mujeres, sea en el mercado de trabajo, en el espacio político  o  en la esfera pública. Esta, en mi opinión, es la idea que está detrás de la marcha “Ni Una Menos”.

Imagen:Igualdad para todos

[1] Convención Internacional contra todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW)

[2] Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, denominada  Plataforma de Beijing (1995) y varias conferencias regionales como la Conferencias Regionales de la Mujer realizadas en Quito (2007), Brasilia (2010) y Santo Domingo (2013)

[3] En 2011 el Congreso de la República promulgó la Ley N° 29700 sobre el Trabajo no Remunerado en las Cuentas Nacionales y en 2014 el Poder Ejecutivo – Decreto Supremo N° 056-2014-PCM – reglamentó dicha Ley y define, entre otros, al Trabajo Doméstico No Remunerado como el conjunto de actividades que realizan las mujeres y hombres en el hogar sin percibir retribución económica alguna para beneficio de los propios miembros del hogar.

[4] El monto estimado por la Dirección Nacional de Cuentas Nacionales del INEI en el desarrollo de  las Cuentas Satélite del Trabajo Doméstico No Remunerado es de 84 mil 964 millones de Nuevos Soles.

[5]  El Presupuesto del sector público aprobado para el año fiscal 2010 por la Ley Nº 29465, fue de  OCHENTA Y UN MIL OCHOCIENTOS CINCUENTA Y SIETE MILLONES DOSCIENTOS SETENTA Y OCHO MIL SEISCIENTOS NOVENTA Y SIETE Y 00/100 NUEVOS SOLES (S/. 81 857 278 697,00), que comprende los créditos  presupuestarios  máximos  correspondientes  a  los  pliegos  presupuestarios  del  Gobierno Nacional, los gobiernos regionales y los gobiernos locales.

[6] La valoración del trabajo doméstico no remunerado, para el año 2010  es de 84 mil 964 millones de (nuevos) soles, de este total el 69.2% corresponde al trabajo realizado por mujeres, que en términos monetarios significan un monto de 58 mil 795 millones de (nuevos) soles. La Ley Nº 29465,  Ley  del presupuesto del sector público el año fiscal 2010, aprueba para el Gobernó Central un presupuesto de S/. 58 mil 953 millones  779 mil  648 (nuevos) soles.

Cargar más artículos similares
Load More By Alejandro Vílchez de los Ríos
Load More In Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

¿Para la ejecución del Censo es necesario paralizar al país?

Estamos a escasos  días  de que en el país se levante un nuevo censo de población y vivien…