Rumbo Económico visitó el Mercado Mayorista de Santa Anita y conversó con algunos representantes de la Asociación de Comerciantes quienes denunciaron tanto una incapacidad administrativa de parte de las autoridades municipales, así como maltratos de parte de ellas. Buscamos comentarios adicionales de Hernán Nuñez, regidor de oposición, y de EMMSA. Hasta la fecha, la empresa municipal no nos ha respondido.


AUSENCIA DE SERVICIOS

A cuatro años de haberse inaugurado, la impresión que da el Mercado Mayorista de Santa Anita es el de una obra incompleta. Desde la entrada llaman la atención un buen número de pabellones vacíos, así como espacios sin uso en el primer piso del edificio gerencia de la Empresa Municipal de Mercados S.A. (EMMSA), que deberían de estar destinados para oficinas de bancos pero que ahora, salvo la presencia de la caja municipal, se encuentran sin uso.

En el pabellón dedicado al giro de choclos nos recibió Carlos Enrique Suárez Guerrero (foto de portada), vicepresidente de la asociación de comerciantes y representante de los mayorista del mercado.

“Lo primero que puede hacer la gestión municipal para mejorar la situación del mercado es cambiar al gerente de EMMSA“, nos respondió directamente cuando le preguntamos qué era lo más urgente que el mercado necesitaba. “Desde que la nueva gestión asumió la alcaldía, nunca ha hablado ni promocionado el mercado, y la prensa ahora sólo aparece cuando hay problemas.”

La situación del mercado es, para él, crítica. Posee dudas sobre las ventajas comparativas que ofrece para los comerciantes y señala como deficiencias la ausencia de servicios complementarios en el mercado, que van desde la ausencia de una oficina del Banco de la Nación que permita un seguro intercambio de dinero y hacer depósitos a todo el páis; así como la ausencia de una adecuada seguridad: “Hay robos” comentó, mientras nos señalaba alguna de las cámaras. “El sistema de seguridad es obsoleto. No son cámaras giratorias y no hay una base de alerta constante como tiene la policía. Hay agentes de seguridad, pero son también un peligro: no sabemos quién nos está cuidando.”Curiosamente, luego de culminada la entrevista y al ver que portábamos una cámara, uno de los miembros de seguridad insistió en que no tomemos fotos del mercado, a pesar de ser un espacio público.

Para Suárez, la principal deficiencia está en la ausencia de un servicio complementario de refrigeración, el mismo que era parte del plan original del traslado:

“Según el plan de Santa Anita, este es un Mercado Mayorista con servicios complementarios, como la refrigeración. Eso significa que nosotros podamos procesar nuestros cultivos. Por ejemplo, cuando hay sobreproducción, podemos vender excedentes a otras plantas o procesadoras de otros países, pero eso nos aguanta el dinero solo dos o tres meses. T . Un choclo procesado, por ejemplo, nos podría durar dos años y subir su precio en tiempo de escases.”

Sin todos estos servicios, Suárez ve complicado el futuro del mercado:

Parece que la empresa quisiera que fracasemos comercialmente, con el objetivo que a futuro se concesione a privados para tener un ingreso seguro, como se concesionó otros servicios.”, concluye. “Si realmente les interesara el mercado, nos llamarían.”

CONFLICTO CON EMMSA

Estas y otras quejas han sido presentadas ante la Gerencia de EMMSA la cual, según el testimonio de Suárez y Renee Matos, comerciante del giro de zanahorias y fiscal de la asociación de comerciantes, ha hecho caso omiso a los reclamos de los mayoristas.

“La gerencia no nos atiende. El Gerente General prácticamente no participa, nos envía a otros representantes, pero nosotros necesitamos alguien que conozca del tema. Acá somos comerciantes, empresarios con décadas de experiencia y nos proyectamos a futuro. Nosotros podemos aportar, al menos con un granito de arena, pero ellos nos tratan como si fuésemos burros cargados de plata. Así nos tratan siempre.”, agregó Suárez.

Ante los reclamos, Renee Matos señala que algunos comerciantes han recibido intimidaciones tanto formales como informales. Compartió con nosotros un documento, firmado por el gerente José Luna Bazo, que ella arguye tenía dicho fin:

emmsa

Además, nos mostró otros dos documentos:

accion-popular-1

accion-popular-2

En resumen, los dos documentos arriba presentados demostrarían una intención de parte de las autoridades de utilizar el reglamento del Mercado para sancionar a los comerciantes a pesar que la eficacia de dicho documento ha quedado paralizado mediante la medida de parte del Poder Judicial. Según Renee, estas sanciones se buscaban utilizar contra los mayoristas que reincidían en su protesta contra la gerencia. Suárez, por su parte, explicó que uno de los motivos por el cuál se solicitó la anulación del reglamento fue debido a que su creación no fue consensuada con los comerciantes en el momento de su creación, y la gestión actual no tuvo interés en acercarse a los mercaderes para generar un documento que tenga la aprobación de ambas partes. Otra fuente mencionó a Rumbo Económico que el motivo de la cautelar se debe a que el reglamento fue aprobado por resolución de alcaldía mas no como ordenanza municipal. Rumbo Económico no ha podido verificar esta información a la fecha.

CARENCIA DE VISIÓN

Para el regidor Hernán Nuñez, la deficiencia fundamental del mercado mayorista está en que su gerencia está dedicada a administrar el día a día pero carece de una visión de cómo debería realizarse el comercio mayorista de Lima.

Los funcionarios de EMMSA no tienen idea de lo que significa manejar un Mercado Mayorista, que es absolutamente distinto a cómo se manejaba La Parada; primero por que es un mercado mucho más grande y, además, por que la gestión anterior dejó unos proyectos, como los pabellones Belmont ahora abandonados, sino que había una iniciativa público privada para generar servicios complementarios como el refrigeramiento. En un mercado de dicho tamaño, es impensable no tener ese servicio. Esa iniciativa iba a generar, además, unos 700 puestos de trabajo. La gestión actual anuló este convenio, y ni siquiera lo ha reemplazado por uno mejor.”

Por ello, Nuñez concluye que no existe una proyección a futuro de parte de EMMSA. Así mismo, no percibe interés de parte de la gestión actual de terminar el desalojo de La Parada, que actualmente, debido a su informalidad, supone una competencia desleal para con los mayoristas de Santa Anita.

Por otro lado, sobre le especulación acerca de una hipotética concesión de EMMSA:

“Lo que tiene esta administración como modelo es concesionar y privatizar servicios que deberían de ser públicos. Por ejemplo, la mayoría de obras han sido adicionadas a las concesiones con cargo a los peajes (como el Puente Bella Unión que se adicionó a la Línea Amarilla) y los parques zonales, donde se cree que están siendo abandonados para ser concesionados como “clubes”, como llama la administración a estos parques. Más allá de la especulación, es una precupación que debería de atenderse, por que el Mercado Mayorista tiene todas las condiciones para no estar como está ahora. Sus problemas se deben, ante todo, a una mala administración.”, subrayó.

Cargar más artículos similares
Load More By Javier Aguilar
Load More In Economía y Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

Sobre la censura y otros espectáculos, por Gabriela Rodríguez Pajares

El espectáculo escenificado durante las últimas semanas en el gran teatro de la política n…