Home Economía y Política Actualidad Gastos en sector empresarial para protegerse de la delincuencia

Gastos en sector empresarial para protegerse de la delincuencia

15 min read
0
0
433

“Un niño mata a un ladrón y reaviva el debate sobre seguridad en Argentina”;  “Asesinatos en Brasil dejan más muertos que en la guerra de Siria”. “Atracos a la carrera en los autobuses mexicanos” estos son algunos de los titulares de la prensa nacional y extranjera.  El tema de la delincuencia e inseguridad es un problema que no solo se da en América Latina, sino en todo el mundo.  En el Perú, pesquisas  del INEI revelan que la inseguridad es el tema que más preocupa a los peruanos, por debajo quedan  la pobreza, la falta de empleo o la inflación. El último reporte anual sobre victimización del ente estadístico muestra que treinta y uno  de cada cien personas de quince años y más de edad ha sido víctima de un hecho que atentó contra su seguridad  y en lo que respecta a homicidios,  tal vez  uno de los indicadores  de mayor  comparabilidad para medir la violencia a  nivel global, muestran que  en el año 2015 el número de muertes violentas relacionadas a un hecho criminal ascendió a dos  mil doscientas cuarenta  y siete personas,  alcanzando una tasa de siete muertes violentas por cada cien mil habitantes, tasa que se viene  incrementado desde el año 2011, en que se  inicia su medición rigurosa en el país.

Si bien es cierto que la tasa de  homicidios de siete por cada cien mil habitantes es una de las más bajas de América Latina no se puede negar que han generado un abierto temor en la población, así como en empresarios y en emprendedores. Un informe del diario “El Comercio” muestra que  los  productores de zapatos en el distrito trujillano de El Porvenir, en su mayoría informales, denuncian que son blanco de extorsiones, la  crónica notifica que  algunos pagan hasta diez mil soles al mes. Según el reporte del INEI,  El Porvenir es el segundo distrito con mayor tasa de homicidios, veintidós víctimas por cada cien mil habitantes  y,  conforme al Censo Nacional Penitenciario 2016, la provincia de Trujillo, es el cuarto distrito de mayor incidencia donde los internos  cometieron el delito. Mientras que el  Censo en los Centros Juveniles de Diagnóstico y Rehabilitación 2016 muestra que el segundo y tercer distrito de mayor incidencia donde se cometieron infracciones, fueron justamente los distritos de  Trujillo y La Esperanza, este último colinda con el distrito de El Porvenir.

Sin embargo, como también lo reconoce el INEI,  la inseguridad ciudadana se ha extendido a los sectores productivos del país. Empresas, víctimas de diversos hechos delictivos que atentan contra su patrimonio, se ven precisadas a redoblar sus sistemas de seguridad, lo cual les genera un mayor costo económico que afecta la productividad[1]. El módulo que forma parte de la Encuesta Nacional de Empresas 2015 recoge  información  del año 2014 y revela, que para ese año,  veintinueve  de cada cien empresas formales han sido víctimas de algún hecho delictivo que atentó contra su seguridad. Veintinueve de cada cien es una tasa elevada.

Pero como se sabe, los promedios tienden a ocultar los extremos, de manera que si se observa los resultados desde el ángulo de la actividad económica, se evidencia que la mayor tasa de victimización durante el año 2014, se concentró en las actividades de Transporte y Almacenamiento, afectando a casi la mitad de empresas que se dedican a este rubro (48%) en el otro extremo están las empresas dedicadas a la actividad financiera (quince de cada cien). Como se  aprecia hay mayor vulnerabilidad de las industrias dedicadas al Transporte y las Comunicaciones.

Igualmente, cuando se observa la victimización que sufren las empresas desde el ángulo de la organización jurídica en la que están constituidas, las menos afectadas son las sociedades anónimas (veinticuatro de cada cien ) y las más afectadas son las asociaciones civiles como ONG, cooperativas, fundaciones, entre otras (treinta y siete de cada cien).

En este orden de ideas, al observar la victimización empresarial por el ángulo donde están ubicadas geográficamente, encontramos una novedad, a diferencia de lo que ocurre con la tasa de victimización de población, cuya mayor incidencia se da en las ciudades del norte del país, en el caso de la victimización empresarial, su incidencia es mayor en  las ciudades del sur como,  Ica, Arequipa, y Puno (en estas ciudades, por lo menos,  cuarenta de cada cien empresas fueron víctimas de hechos delictivos). No obstante, empresas ubicadas en las provincias de Lima, así como en Tumbes, Piura y La Libertad también registran alta incidencia (el rango varía entre el  34% y 40%).

En lo que respecta a la modalidad,  siete de cada diez empresas que fueron víctimas de hecho delictivo, relataron haber sido víctimas de robo o hurto, sin embargo se debe hacer notar que el INEI no desagrega, en su reporte  el robo (que usa la violencia, intimidación o fuerza por parte del victimario para apropiarse del patrimonio ajeno) del hurto (donde no media la violencia, intimidación o fuerza).

Llama poderosamente la atención que del total  de empresas victimas de hecho delictivo, el 15% reporte haber sido víctimas de la extorsión, hecho delictivo  que afecta al bien jurídico, pero también a otros bienes preciados como son la  propiedad, la integridad física y la libertad, según el INEI, bandas delincuenciales operan bajo la fachada de sindicatos, las empresas más  afectada son las que se ubican en, La Libertad, las provincias de Lima, Tumbes y Piura, en estos departamentos (hoy regiones) las  tasas superan el 40%.

Felizmente, no siempre los delincuentes se salen con la suya, del total de empresas  que refirieron haber sido víctimas de hecho delictivo,  el intento de robo afectó al  20% de ellos, las mayores tasas se registran en Junín, Cusco, Madre de Dios y San Martin. Sin embargo, aunque las cifras no lo recogen, en estos empresarios, familias y colaboradores, queda la sensación de inseguridad y preocupación.

No todas las empresas víctimas de hechos delictivos denuncian. Del total de compañías que indicaron haber sido víctimas de algún hecho delictivo, algo más de la mitad (56%) denunció  el hecho ante la policía, este fenómeno, de no denuncia, es más recurrente en, Tacna, Puno, Huancavelica y Junín.

Dinero, producto y maquinaria y equipo

Como consecuencia del hecho delictivo, las empresas ubicadas en Cajamarca, Piura, Lambayeque y Arequipa, fueron las que en mayor proporción narraron que los malhechores se llevaron dinero en efectivo,  mientras que el mayor porcentaje de empresas que sufrieron la pérdida de  productos se ubican en  Apurímac,  Huancavelica, Amazonas, Moquegua  y Huánuco. En tanto que las empresas ubicadas en Cusco, Ucayali,  la  Provincia Constitucional del Callao e  Ica, comentaron, en mayor proporción,  que los facinerosos se llevaron maquinaria y equipo.

Para  protegerse,  las empresas se han visto precisadas a tomar diversas  medidas de seguridad,  los mecanismos más utilizados son: el sistema de video y captura de imágenes, seguido por  los sistemas de alarma de seguridad electrónica, los sistemas de  alambrado y muros de seguridad dentro de su infraestructura física, en ese orden sigue, la contracción de personal de seguridad de bienes e inmuebles y el sistema de control de acceso al personal.

Gasto destinado a la seguridad y vigilancia

Los gastos en seguridad contra hechos delictivos que afectan el patrimonio empresarial  son heterogéneos, dos de cada cien  empresas, que refirieron utilizar medidas de seguridad,  narraron que destinan más del 20% del total de gastos a la seguridad contra la delincuencia; seis de cada cien comentaron destinar entre el 11% y 20% del total de sus gastos y treinta y dos, de cada cien, destinan entre el  3% y  el 10%  del total de sus gastos, lo cual les genera un mayor costo económico que afecta la productividad.

Aunque no se cuenta con información histórica de años anteriores que permitan observar la evolución de hechos delictivos que atentan contra la seguridad empresarial, esta investigación estadística nos revela datos e información hasta hoy solo intuitivos y poco conocidos, hoy se tiene evidencias del tema de como la delincuencia afecta el patrimonio empresarial, como actúan y que empresas son más vulnerables.

[1]INEI,  Perú: La Victimización en las Empresas, 2015 Síntesis Estadística, página 3

 

Cargar más artículos similares
Load More By Alejandro Vílchez de los Ríos
Load More In Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

¿Para la ejecución del Censo es necesario paralizar al país?

Estamos a escasos  días  de que en el país se levante un nuevo censo de población y vivien…