Home Economía y Política Actualidad Encuestas, Donald Trump, el “Brexit”, el No de Colombia y los Censos de Población y Vivienda

Encuestas, Donald Trump, el “Brexit”, el No de Colombia y los Censos de Población y Vivienda

17 min read
0
0
397

La búsqueda de información precisa, acertada, de calidad, que nos ayude a pronosticar o tomar decisiones, corregir, enmendar estrategias o rumbos, es cada vez más apremiante, el mundo empresarial, político y académico acude con mayor frecuencia al uso de encuestas o investigaciones estadísticas. Sin embargo, con preocupación se observa que importantes encuestadoras están errado sus pronósticos, los casos más sonados, a nivel mundial, han ocurrido en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos de Norteamérica, las  encuestas daban como favorita a la candidata demócrata Hillary Clinton, sin embargo, los resultados electorales dieron como ganador al candidato republicano Donald Trump;  también se han presentado pronósticos errados en la decisión de Gran Bretaña de retirarse de la Unión Europea, el “Brexit”, igualmente sucedió en esta parte del mundo, en nuestra vecina Colombia con el Referéndum por la Paz, se pronosticó, que la población mayoritariamente elegiría el Sí a la paz pero está votó al No. Las encuestadoras privadas fallaron en sus pronósticos. Predicciones  que tenían como propósito, no solo satisfacer la curiosidad de los electores y del mundo entero, sino también conocer cuál es el sentir del electorado. Si estos desaciertos han sido cometidos por importantes encuestadoras privadas vale la pena, entonces, preguntarse si lo mismo le puede ocurrir a los Institutos Nacionales de Estadística, cuyo trabajo es hacer encuestas para medir las condiciones de vida de la población, sus datos son oficiales y  sus resultados ayudan a tomar importantes decisiones para asignar recursos presupuestales y poner en marcha o corregir el rumbo de las políticas públicas de lucha contra la pobreza, la desnutrición, la delincuencia  o el desempleo, entre otras.

Antes de responder esta importante interrogante veamos cuales son las posibles fuentes de errores de cualquier tipo de  encuesta, sea que lo realice una entidad privada o una entidad pública. En realidad son cuatro las posibles fuentes de errores y las entidades pueden destinar importantes  recursos económicos para no cometerlas:

En el primer caso, imagínese que usted compra un billete para la lotería o para jugar a la Tinka, pero a la hora del sorteo, muchos de los que compararon su boleto, al igual que usted, no participan en la rifa, usted se va a sentir molesto, pero además se entera que en el sorteo han participado otras personas que ni siquiera habían comprado su boleto, usted no solamente se  sentirá frustrado, sino también indignado. Este yerro es conocido como “Sesgo de Selección o Error de Cobertura”, esto ocurrió en los EEUU en las elecciones de 1936 cuando una revista especializada en encuestas “Literary Digest” predijo que el candidato presidencial Alf London ganaría las elecciones con el 57% de los votos, cuando se contaron los votos London recibió solo el 38% mientras que el presidente Franklin Delano Roosevelt fácilmente fue reelegido para un segundo periodo. La predicción de Literary Digest se basó en las respuestas de más de 2,4 millones de votos, pero esta selección  se basó en una lista incompleta, consideró a la población inscrita en los directorios telefónicos, en los padrones de membresías de clubes, en las suscripciones de revistas, en los  registros de automóviles, no consideró a la población pobre  que salía de la crisis de 1929, en este caso muchos (los pobres)no participaron en el sorteo o selección de la muestra. Ha ocurrido recientemente en los tres casos internacionales que comentamos, donde se preguntó a las personas que no habían comprado su número de lotería, es decir se preguntó por cual opción iba a votar a gente que no votó. Este es un típico error de cobertura o sesgo de selección.  La clave para evitar este tipo de error y obtener una correcta selección de la muestra es un apropiado marco de la población o listado actualizado de todos los sujetos de los que se extrae la muestra. Una excelente fuente para obtener un listado actualizado y completo de los sujetos lo constituye el Censo Nacional de Población y Vivienda, en nuestro país se viene trabajando para llevarlo a cabo el próximo año, de su éxito dependerá también la calidad de las encuestas que se realice en los próximos diez años.

Una segunda fuente de  error, es el conocido como “Error de No Respuesta”, no todas los individuos están inclinados a responder una encuesta, este error resulta del fracaso de recolectar los datos de todos los sujetos de la muestra, este tipo de error da como resultado un “Sesgo de No Respuesta”. No se puede asumir que las personas que no responden a las encuestas son similares a aquellas que si lo hacen, para evitar este tipo de error debe hacerse varios intentos para convencer a tales individuos de brindar la información que se les solicita. En la ficha técnica de toda encuestadora seria aparece la tasa de no respuesta, suele estar con letras más pequeñas en la parte inferior del informe, reporte o publicación.

La tercera fuente de error es la conocida como “Error de Medición”, se debe a la inexactitud de las respuestas  debido a tres razones, cuando hay un efecto sobre el entrevistado, cuando hay una inadecuada formulación de la preguntas o cuando hay apatía de parte del entrevistado. En el primer caso  se presenta cuando el entrevistador tiene un efecto sobre el entrevistado  y este para no discutir  responde lo que cree que el entrevistador desea escuchar,  es el denominado “efecto hola” el entrevistado se siente obligado a complacer al entrevistador, este error se reduce con un adecuado adiestramiento al entrevistado;  el segundo caso se suele presentar cuando hay una incorrecta formulación de las preguntas, de hecho de las 20 encuestadoras que pronosticaron los últimos resultados electorales en los Estados Unidos de América solo una acertó, no preguntó por quién va a votar, sino preguntó  en una escala de uno a diez donde colocas a tal candidato, este tipo de error se aminora cuando la pregunta es clara, objetiva, no ambigua y se formula de manera neutral. El tercer caso de error de medición se presenta cuando hay falta de voluntad de parte del encuestado, las preguntas las responde con desidia o simplemente no las responde, este tipo de error se reduce analizando cuidadosamente los datos, volviendo a preguntar, reformulando la pregunta  y con re entrevistas en aquellos casos donde los resultados parecen inusuales y también de manera aleatoria para comprobar la confiabilidad de las respuestas.

La cuarta fuente de error es la que se conoce como “Error de muestreo”, “margen de error” o “error de precisión” este es un error matemático perfectamente calculado, generalmente hay declaraciones del tipo “se espera que los resultados de este sondeo estén dentro de más menos “n” puntos porcentuales del valor real”;  el error de muestreo se puede acortar cogiendo dimensiones de muestras mayores, no obstante esta decisión incrementa considerablemente el costo de la encuesta.

Lo que han declarado las encuestadoras sobre los desaciertos en los pronósticos de los últimos sondeos, sea en los Estados Unidos de América, en Gran Bretaña o en Colombia, es que ahora es más difícil encuestar, que las personas se cansan y ya no quieren responder, sin señalarlo han señalado que los desaciertos en los pronósticos se debe a los llamados errores o sesgos de medición y de no respuesta. No dejan de tener razón y por supuesto, puede cometerlo también los Institutos Nacionales de Estadística de diversos países, por ello muchos Institutos de Estadística del Mundo están usando los Registro Administrativos como fuente alternativa para obtener información sobre las condiciones de vida de la población. Un buen ejemplo es el uso del DNI como fuente de datos, con esta información se puede determinar por citar un caso inimaginable, el embarazo adolescente, basta con obtener de la base de datos del recién nacido el DNI de la madre y su edad. El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, determinó, con mi asesoría, que en el año 2015 RENIEC registró mil quinientos treinta y ocho casos de madres niñas de catorce años o menos declararon e inscribieron, en esa entidad, el nacimiento de su recién nacido. Esta información se obtuvo por primera vez y no la pueden brindar las encuestas, ya que por razones éticas y de principios no se puede preguntar a una menor de quince años sobre su fecundidad.

Las últimas disposiciones del Gobierno para facilitar los trámites en el Estado pueden permitir también que la  información administrativa, adecuadamente organizada en una base de datos y preservando la privacidad de las personas pueda convertirse en información estadística valiosa y así no depender tanto de las encuestas, que como hemos visto tienen sus sesgos.

 

Cargar más artículos similares
Load More By Alejandro Vílchez de los Ríos
Load More In Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

¿Para la ejecución del Censo es necesario paralizar al país?

Estamos a escasos  días  de que en el país se levante un nuevo censo de población y vivien…