Home Negocios Negocios Agropecuario Las marcas colectivas en el Perú y el TLC con EEUU

Las marcas colectivas en el Perú y el TLC con EEUU

29 min read
0
0
669

Ventajas del acuerdo de promoción comercial con EE.UU. respecto a la propiedad intelectual el caso de las marcas colectivas en productos agrícolas

El Perú, por efecto de la globalización, para desarrollarse productiva y comercialmente debía generar relaciones internacionales, es por esa razón que la apertura a la economía global se ha dado a través de la firma de tratados y convenios internacionales que han cambiado y fortalecido nuestro ordenamiento jurídico. Prueba de esta política son los acuerdos regionales con la Comunidad Andina y el Mercosur Perú. Igualmente, a nivel internacional nuestro país ha firmado acuerdos multilaterales en el marco de la OMC, el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y el Foro de Cooperación Económica del Asia-Pacífico (APEC). Por último, en lo referente a sistemas de preferencias unilaterales, el Perú es parte de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de las Drogas –ATPDEA–, del sistema general de preferencias y ha firmado acuerdos comerciales bilaterales con países como Chile, México, EFTA, Canadá, Singapur y hay en curso otras negociaciones.

En este tipo de negociaciones, existen temas sensibles que los delegados de nuestro país tuvieron que tratar: i) la agricultura, ii) la Propiedad Intelectual y iii) las compras públicas. En el presente trabajo nos centraremos en las dos primeras, con el fin de demostrar que el uso de las marcas colectivas en el sector agrario permitirá que los campesinos puedan incrementar sus ingresos exportando sus productos con valor agregado usando los beneficios del TLC Peru-USA. 

La Agricultura en el Perú:

Un sector importante para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza rural en el Perú es la agricultura. En el país, casi un tercio de la población vive en las zonas rurales y aproximadamente el 50% de sus ingresos proviene de la agricultura. Para el año 2010, el 25% de la Población Económicamente Activa Ocupada trabaja en el Sector Agropecuario, el cual aporta con el 7,1% al PBI Nacional y con el 10% al total de las exportaciones del país.

En el contexto nacional, la actividad agropecuaria es una de las de mayor relevancia económica para el país, pues en los últimos diez años registró un crecimiento de 4%, la cifra más alta en comparación con el resto de países latinoamericanos, y se estima que siga registrando un alto crecimiento dadas las tendencias favorables a nivel nacional como internacional.

El Perú cuenta con aproximadamente 7.6 millones de hectáreas con potencial agrícola directo, pero se utilizan menos de 3.6 millones. Con ello, para el 2021, se proyecta la incorporación de 300,000 nuevas hectáreas de cultivos en el Perú, debido al incremento en la producción de los productos agrícolas tradicionales y no tradicionales. Sólo en el 2014, se incorporaron 43,500 hectáreas, de las cuales 33,000 pertenecen a las empresas agroexportadoras, quienes propician la ampliación de la frontera agrícola en áreas de los grandes proyectos de irrigación, que repercuten favorablemente en las agroexportaciones peruanas sobre la tendencia mundial de consumo de alimentos naturales y orgánicos en el ámbito nacional e internacional.

Según el IV CENSO NACIONAL AGROPECUARIO realizado en el año 2012 “La superficie agropecuaria registrada el 2012, muestra que la superficie agrícola (7 125 008 Has) representa el 18,5%, y la superficie no agrícola (31 617 457 Has) cubre el 81,5%. La superficie agrícola en el 2012 se ha incrementado en más de 1648 miles de Ha., con respecto al Censo Agropecuario de 1994. La superficie agrícola bajo cultivos alcanza las 4 155 678 Hectáreas, que es el 58% del área productiva, el restante 42% es área que se encuentra en barbecho, descanso o no trabajada. La superficie no agrícola está compuesta por áreas de pastos naturales en un 57% y por montes y bosques en un 35%. 

Del total de la superficie agrícola (7 125 008 Has), la mayor proporción se ubica en la Región de la Sierra que absorbe el 46,3%, seguida por la Región Selva que abarca el 30,1%; en la Región de la Costa se tiene el 23,7% de la superficie agrícola.”[1] 

Los Acuerdos de Promoción Comercial 

Los acuerdos de promoción comercial, “son los que promueven el comercio entre ambos países, apoyando misiones comerciales de empresarios, su participación en ferias y exposiciones; facilidades de transporte; eliminación de trabas no arancelarias o cualquier otro instrumento de promoción del comercio. Estos acuerdos se refieren a materias no arancelarias, con el propósito de promover las corrientes de comercio interregionales. Pueden tener en consideración normas de conducta comercial, tales como: subvenciones y derechos compensatorios: prácticas desleales de comercio; licencias y trámites de importación; y otros aspectos técnicos vinculados con el comercio regional”[2]

Los acuerdos de promoción comercial se refieren a las diversas formas en los que los países han optado por asociarse, en el marco de un proceso de liberalización bilateral e plurilateral discriminatoria, con el objetivo de facilitar el comercio entre sí.

Fundamentalmente se incluye a:

  • Los Tratados de libre Comercio, donde los países participantes liberan su comercio de manera recíproca y conservan la autonomía en todo lo demás.
  • Las Uniones Aduaneras que además del libre comercio entre sus miembros, incluyen un arancel común frente al resto del mundo.

La creación de estos acuerdos está establecido en la OMC. No obstante la significativa tendencia a la firma y repotenciación de acuerdos comerciales entre países, que se dio a inicios de la década de los 80´s.son los que promueven el comercio entre ambos países, apoyando misiones comerciales de empresarios, su participación en ferias y exposiciones; facilidades de transporte; eliminación de trabas no arancelarias o cualquier otro instrumento de promoción del comercio. Estos acuerdos se refieren a materias no arancelarias, con el propósito de promover las corrientes de comercio interregionales. Pueden tener en consideración normas de conducta comercial, tales como: subvenciones y derechos compensatorios: prácticas desleales de comercio; licencias y trámites de importación; y otros aspectos técnicos vinculados con el comercio regional.

En el presente artículo nos centraremos únicamente en los Tratados de Libre Comercio.

Los Tratados de Libre Comercio

Los TLC´s son instrumentos bilaterales o multilaterales de política exterior que los países utilizan para consolidar y ampliar el acceso de sus productos y eliminar o rebajar sustancialmente las barreras arancelarias y no arancelarias para los bienes entre las partes y acuerdos en materia de servicios, así como establecer mecanismos de cooperación entre las partes contratantes. Los TLC´s, por ser acuerdos entre Estados, son negociados por el gobierno en representación de sus habitantes, rigiéndose por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) o por mutuo acuerdo entre los países participantes.

La importancia de los Tratados de Libre Comercio radica medio eficaz para garantizar el acceso de productos a los mercados externos, de una forma más fácil y sin barreras. Además, permiten que aumente la comercialización de productos nacionales, se genere más empleo, se modernice el aparato productivo, mejore el bienestar de la población y se promueva la creación de nuevas empresas por parte de inversionistas nacionales y extranjeros. Pero además el comercio sirve para abaratar los precios que paga el consumidor por los productos que no se producen en el país.

El objetivo principal de este tipo de acuerdos es liberalizar la totalidad de productos y servicios que se comercian entre las partes contratantes, además de:

  • Eliminar barreras que afecten o mermen el comercio.
  • Promover las condiciones para una competencia justa.
  • Incrementar las oportunidades de inversión.
  • Proporcionar una protección adecuada a los derechos de propiedad intelectual.
  • Establecer procesos efectivos para la estimulación de la producción nacional.
  • Fomentar la cooperación entre países amigos.
  • Ofrecer una solución a controversias.

Sin embargo, no todos los sectores de la economía se benefician de igual manera con los tratados de libre comercio. Hay sin duda productos de mayor sensibilidad en el proceso de negociación que deben ser protegidos con determinados mecanismos de defensa comercial. Dicho esto podemos señalar que existen desventajas tales como:

  • Ingreso de productos subsidiados en otros países
  • Problema de oferta exportable
  • Beneficia ampliamente a las transnacionales y a países cuya tecnología avanzada
  • Perjudica a la pequeña y mediana industria de manufactura, comercio y servicio generando más pobreza
  • Los productos nacionales no están en condiciones de competir con los que van a ingresar al implementarse el TLC.

En conclusión, los tratados de libre comercio forman parte de una estrategia comercial de largo plazo que busca consolidar mercados para los productos peruanos con el fin de desarrollar una oferta exportable competitiva, que a su vez genere más y mejores empleos. La experiencia muestra que los países que más han logrado desarrollarse en los últimos años son aquellos que se han incorporado exitosamente al comercio internacional, ampliando de esta manera el tamaño del mercado para sus empresas.

Las Marcas Colectivas

Las marcas colectivas son signos que identifican el origen o cualquier otra característica común de los productos o servicios que pertenecen a los miembros de una agrupación u organización diferenciándolos de los productos o servicios de quienes no formen parte de ella.[3] 

El Dr. Jorge Otamendi señala que “La marca colectiva, como su nombre lo indica, es una marca que es propiedad de muchos. O más bien, de una organización, una cooperativa por ejemplo, cuyos miembros la pueden utilizar. Este uso podrá efectuarse en la medida en que los miembros respeten las condiciones establecidas para el uso por esa organización.”[4]

La importancia de las marcas colectivas radica en la siguiente razón, un productor pequeño, en la mayoría de los casos, no puede posicionar sus productos en grandes mercados, ya sean nacionales o extranjeros, debido a la pequeña producción que tiene y a la falta de infraestructura.

El Dr. Luis Alonso García Muños Najar, señala también lo siguiente: “Dado que los costos de inversión en el desarrollo de una marca y las campañas de marketing y publicidad pueden ser onerosos, las marcas colectivas se han constituido en un mecanismo que permite ahorrar costos, destacando características propias de las zonas en que dichos productos o servicios son elaborados o prestados.”[5] 

Ventajas de las marcas colectivas

  1. Permiten a pequeñas organizaciones empresariales enfrentar al mercado en forma conjunta, obligándose a contar con una estrategia común.
  2. Facilitan el trabajo colectivo basado en elementos compartidos como la calidad, la homogeneidad, entre otros.
  3. La marca es explotada y promocionada por varias empresas y, por lo tanto, se reducen los costos de colocar un producto o servicio en el mercado.
  4. El uso común de una marca obliga a unificar calidad y características eterminadas de los productos o servicios marcados.
  5. Se “estandariza” y homogeniza la oferta de productos o servicios de conjuntos empresariales (comunidades indígenas).
  6. Se constituye en una herramienta para impulsar la publicidad de regiones o localidades (desarrollo de marcas locales).
  7. El uso de marcas colectivas no impide utilizar marcas individuales o propias. 

Desventajas de las marcas colectivas 

  1. El desarrollo de una marca colectiva requiere necesariamente poner en marcha procesos asociativos. Se requiere aglutinar a los empresarios en una entidad con personería jurídica independiente, que puede ser una asociación, gremio o federación, entre otras.
  2. Implica esfuerzos y compromisos de uniformizar el servicio o estandarizar el producto para mantener el valor de la marca.
  3. Las condiciones para enfrentar el mercado estarán dadas por mecanismos de
  4. autocontrol, consagradas en un Reglamento, cuyas normas son elaboradas por los miembros de la asociación o gremio.
  5. La publicidad y promoción de la marca les corresponde a todos los asociados o agremiados.
  6. Como toda marca, se necesitará registrarla en aquellos países donde se busca proteger el producto o servicio (principio de territorialidad). El registro es territorial y su nacimiento se da mediante el registro de la marca ante la oficina nacional competente.

La Asociatividad 

Uno de los principales requisitos para tener una marca colectiva es que los productores sean miembros de una asociación de productores. A esta acción se le conoce como asociatividad.

La asociatividad se define como “una alianza voluntaria entre empresas y emprendedores para disminuir costos y compartir riesgos en los negocios y promover conjuntamente sus productos o servicios en el mercado, sin perder la individualidad empresarial”.

Esta asociatividad puede también definirse como una estrategia para enfrentar los mercados globalizados y la creciente competencia entre empresas del país y el exterior.

Las razones para asociarse son muchas, pero responden principalmente a este nuevo entorno competitivo. Trabajar en equipo es la principal estrategia, pues permite resultados que difícilmente podrían obtenerse de manera individual.

De este modo, la asociatividad genera básicamente dos tipos de eficiencia: la eficiencia colectiva y la sinergia. La eficiencia colectiva se consigue al alcanzar conjuntamente los objetivos originalmente propuestos. La sinergia permite potenciar los recursos individuales para alcanzar un resultado conjunto que es cualitativamente superior a la suma de aquellos.

Los beneficios de la asociatividad pueden ser tangibles para cualquier emprendedor al lograr reducción de costos, acceso a capacitaciones a menores costos, Mejora de la calidad y mayor precio de venta, acceso a nuevos mercados, acceso a financiamiento y lograr mayor volumen de producción.

Entonces podemos decir que la asociatividad nos otorga los siguientes beneficios:

  • Incremento de la capacidad de oferta exportable.
  • Mayor poder de negociación.
  • Se comparte riesgos y costos.
  • Reducción de costos.
  • Mejora la gestión de la cadena de valor (mayor control).
  • Refuerza el posicionamiento en el mercado.
  • Mejora el acceso a tecnologías de productos y a financiamientos.
  • Mejora de la calidad y diseño.
  • Mejora la gestión del conocimiento técnico-productivo y comercial.

Pero cuando la asociatividad no funciona existen ciertas desventajas:

  • Muchas veces el individuo no puede solicitar préstamos o crédito, puesto que no tiene una firma colateral.
  • Los pequeños agricultores que ofrecen una limitada cantidad de productos, por lo regular no reciben un buen precio por sus productos en el mercado local.
  • La compra de insumos resulta más cara, puesto que los vendedores no le ofrecerán un descuento por la compra de semillas, fertilizantes y otros insumos, y si se lo ofrecen, éste será mínimo.
  • Por lo regular, las agencias ofrecen capacitación y entrenamiento a grupos, no a individuos.

Conclusiones: 

En conclusión podemos señalar que las marcas colectivas permiten a los pequeños productores unirse y poder competir con las empresas más grandes, así como poder obtener ventajas comparativas para sus productos, al lograr la estandarización y la homogenización, permitiéndoles acceder a los mercados internos obteniendo mejores precios así como poder ingresar a los mercados más competitivos del mundo.

[1] IV Censo Nacional Agropecuario en http://proyectos.inei.gob.pe/web/DocumentosPublicos/ResultadosFinalesIVCENAGRO.pdf

[2]Sabra, Jesús (1999) “Negociaciones económicas internacionales”. Uruguay, Ediciones Trilce. Pág. 96.

[3] INDECOPI: “CREA TU MARCA COLECTIVA” [online] Lima, Abril 2011

Disponible en: http://foneticas.indecopi.gob.pe/portal/Multimedias/DSD/MarcasColectivas/index.html

[4] Otamendi, Jorge: Derecho de Marcas. Abeledo-Perrot, Bs. As., 1995

[5] GARCÍA MUÑOS NAJAR, Luis Alonso : “El uso de marcas como herramienta para apoyar estrategias competitivas en turismo comunitario” en

http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_emp/@emp_ent/@ifp_seed/documents/publication/wcms_117522.pdf

Autor: Jesús Cuba – IP Lawyer

Estudio: OMC Abogados & Consultores

Cargar más artículos similares
Load More By Rumbo Economico
Load More In Agropecuario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

OSCE presenta buenas prácticas sobre Subasta Inversa Electrónica en Guatemala

El Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado – OSCE fue invitado a compa…