Home Opinión El Censo de los sin techo

El Censo de los sin techo

15 min read
0
0
316

Nuevamente nuestro país se prepara para ejecutar un nuevo Censo, lo hace después de 10 años, conforme manda la Ley de los Censos. El slogan dice “Apoyemos los Censos Nacionales”, pero porque debo apoyar los Censos Nacionales ¿Qué van a hacer los Censos por mí? Mucho, analicemos el caso de los que no tienen voz, de los que no saben absolutamente nada del Censo, de las personas que no tienen techo que viven en situación de calle, de adultos mayores, niñas, niños y adolescentes, que cuando los vemos  durmiendo en el suelo, evitamos mirarlos, los esquivamos,  apuramos el paso y pensamos que son “loquitos”,  no, no son “loquitos”, esta personas, que pernoctan cerca de los lugares públicos o privados, los cajeros automático y duermen encima de un cartón, que no tienen recursos económicos para sostenerse y que han perdido contacto con su entorno familiar, viven en esta situación debido a la pobreza en su hogar, otros han huido de la violencia en su casa, ellos  tienen todas las carencias,  materiales y afectivas, no tienen nadie que los cuide, ni proteja, no tienen futuro,  están expuestos a riesgo permanente, a enfermedades, a abuso sexual, a explotación, el serenazgo, muchas veces los echa de su jurisdicción, no se sienten protegidos por la policía y huyen de las pandillas, que son violentas con ellos. Durante el día hurgan en la basura escudriñando comida; cerca de las agencias de viaje o en ciertos grifos, buscan como asearse o ir al baño y, en las noches, escudriñan su cartón, que lo han camuflado por algún lugar, para usarlo como colchón, junto con la soledad, este cartón es su único compañero, es su bien más valioso, ellos no saben donde quejarse, a ellos nadie les habla, todos los evitan, sienten que no nos  preocupamos por ellos.El Censo de Población es su esperanza, ellos no lo saben pero el Censo los va a hacer visibles ante la sociedad y ante los tomadores de decisiones. Ellos son adultos mayores, pero también hay entre ellos niñas, niños y adolescentes, tal vez sueñan, en este crudo invierno, con una oportunidad, con alguien que los cuide o proteja, con la posibilidad de conversar y de que alguien los escuche y les mire a los ojos, con alguien que los cure de alguna herida, o enfermedad, tal vez sueñan con una comida caliente, con reencontrarse con su familia, o con el regazo de su madre, sueñan  con alguien que los llame por su nombre, con una manta que los  abrigue, que no solamente se acuerden de ellos en navidad, cuando nuestro corazón se ablanda, sino todos los días del año.

No existen en nuestro país estadísticas de la población sin techo, y todos sabemos que lo que no se mide no se puede mejorar. El Estado tiene algunos programas sociales  que busca atacar las causas que condicionan la permanencia en la calle de niñas, niños, adolescentes y adulta mayor que vive en la calle, restituyéndoles su derecho a la identidad, brindándoles un lugar donde comer y dormir y  apoyándolos para mejorar sus condiciones de vida. Pero ¿cómo hacerlo? Si no se sabe cuántos son, en que ciudades o pueblos están, cuántos son adultos mayores y cuantos son niñas, niños y adolescentes, cuantas son mujeres y cuantos son hombres,  estos programas, para ser eficientes necesitan de datos que evidencien la magnitud de la “Población sin Techo”. El Censo  es de Población y es de Vivienda, el Censo de Población es una oportunidad,  a través de él se podrá  ubicar donde están los bolsones de esta grupo humano desprotegido y altamente vulnerable y qué características tiene;  el Censo de Vivienda nos revelará cuántos albergues existen y en qué condiciones se encuentran y sobre todo  cuantos albergues se necesitan para acoger a la Población sin Techo, sino los programas sociales y los recursos que destine el Estado no serán lo deseablemente eficientes .

¿Qué es lo que origina o empuja a una persona a vivir en la calle? Las causas, identificadas por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables son varias: Desprotección familiar por limitada capacidad para atender sus necesidades básicas y de desarrollo; Desprotección familiar debido a violencia en el hogar; Tolerancia Social a la situación de calle de las niñas, niños, adolescentes y adultos mayores, Insuficiente oferta del Estado para atender a  esta población.

¿Es urgente atender y apoyar a esta población vulnerable?  Nuestro país, está cambiando, si bien es cierto que ha mostrado crecimiento sostenido, en estos  últimos años se ha observado una desaceleración de la economía y el sub empleo está en aumento, por lo que el  riesgo de que un importante grupo poblacional, que tiene un techo donde dormir,  se vea empujado a vivir en la calle se incrementa, basta mirar los datos del INEI, la pobreza extrema, grupo poblacional que no logra cubrir con sus gastos una canasta mínima de alimentos,  afecta al 4% de la población. El Censo de Población y Vivienda es una gran oportunidad que tiene la sociedad para cuantificar a sus más desprotegidos,  para planificar y formular políticas de apoyo social. Nunca antes, en la historia de nuestro país, hemos estado tan cerca de derrotar a la pobreza extrema, esta es una oportunidad de dar un salto cualitativo.

Como lo señala el argentino Armando Tejada en su poema  “Hay un niño en la calle”, “ Es honra de  los hombres proteger lo que crece, cuidar que no haya infancia dispersa por las calles, evitar que naufrague su corazón de barco, su increíble aventura de pan y chocolate, transitar sus países de bandidos y tesoros poniéndole una estrella en el sitio del hombre, de otro modo es inútil ensayar en la tierra la alegría y el canto, de otro modo es absurdo porque de nada vale si hay un niño en la calle”

Para el Estado, los costos económicos y sociales de mantener niñas, niños y adolescentes en la calle son muy altos, miremos si no el elevado presupuesto anual que debe asignar para proteger a la población de  la inseguridad ciudadana debido a  conductas antisociales y, muchas veces, delictivas.

Por eso, el domingo 22 de octubre debemos permanecer en casa, pasando un día familiar, para que el INEI, que seguramente debe estar ya coordinando con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables, con Parroquias, con Organismos No Gubernamentales y voluntarios, censo a la población de niñas, niños, adolescentes y adultos mayores que viven en la calle, que no tienen techo, que están expuesto al hambre, a la violencia, a los accidentes, a la indiferencia, pero que tienen esperanza de una oportunidad, ese día quedémonos en nuestra casa para que no nos enumeren con ellos.

Entonces ahora me vuelvo a preguntar ¿Por qué tengo que apoyar el Censo de Población y Vivienda? ¿Qué es lo que el Censo va a hacer por mí? El Censo, entre otras múltiples  razones,  va a contribuir para que el Estado cuantifique a la población sin techo a fin de hacer más eficientes sus políticas y estrategias de cuidado y prevención, así tendremos un país más seguro y más solidario

Para recordar la fecha del censo practiquemos este  juego de palabras: “Lunes le dijo a martes, para verse con miércoles, e ir a la casa de jueves, a preguntarle a viernes,  si es verdad lo que dijo sábado, que el domingo 22 de octubre es el día de los Censos Nacionales

Ese día se realizará en todo el territorio el evento cívico más grande que un país realiza en épocas de paz, moviliza a millones de personas,  que lo recorrerán palmo a palmo, en costa, sierra y selva. Sus beneficios son muchos, ese día  apoyaremos al Censo  quedándonos en nuestra casa, esperando al empadronador o participando voluntariamente como funcionarios censal, así contribuiremos a contabilizar también a los que no tienen techo.

Cargar más artículos similares
Load More By Alejandro Vílchez de los Ríos
Load More In Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

¿Para la ejecución del Censo es necesario paralizar al país?

Estamos a escasos  días  de que en el país se levante un nuevo censo de población y vivien…