Home Negocios Negocios Tecnología Desconcentración celular

Desconcentración celular

8 min read
0
0
19

Hasta hace algunos años, el mercado de telefonía móvil en el Perú estaba dominado por dos empresas en lo que respecta a tarifas y paquetes ofrecidos, tanto en la modalidad prepago como postpago. La principal barrera a la entrada en este mercado consistía en la fuerte inversión que requería desarrollar nueva infraestructura y la magnitud y experiencia de las empresas ya establecidas. Por tanto, los consumidores se veían obligados a aceptar el servicio al precio fijado, puesto que no existían otros ofertantes, y los reclamos por mejoras muchas veces no eran atendidos.

Por otro lado, las empresas tampoco tenían incentivos para desarrollar nuevas tecnologías o realizar fuertes inversiones para mejorar la calidad de su servicio, pues, al contar cada una con la mitad del mercado de forma fija, no se fomentaba la competencia ni el esfuerzo por fidelizar a los clientes. Todo esto tenía como resultado un servicio de telefonía móvil de baja calidad, a precios altos y sin opciones para los consumidores.

¿Qué pasa hoy?

El esfuerzo del Gobierno por dinamizar este mercado dio sus frutos a partir de 2014, con la entrada de dos nuevos operadores móviles: Entel (antes Nextel) y Bitel (nombre comercial de Viettel), los cuales, desde un inicio, ofrecieron promociones bastante atractivas que provocaron un cambio en las tarifas y en la estructura de los planes prepago y postpago. En el gráfico se puede observar la evolución de las líneas en servicio por operador, las cuales mantienen un crecimiento positivo desde 2012.

Así, se aprecia que Movistar ha visto reducido su número de líneas móviles en un 10.7% desde la entrada de estos nuevos competidores, con lo que abarca un 40.7% del total del mercado a junio de 2017. En los últimos tres años, Entel y Bitel vienen incrementando su cuota de mercado (15.2% y 11.5%, respectivamente), mientras que Claro se mantiene, con un 32.4%. En la modalidad de servicio postpago, Claro comprende más de dos tercios del mercado (77.3%), seguido por Movistar (21.7%) y, finalmente, Entel (1%). Por otro lado, en la modalidad prepago existe más competencia, debido a que reúne 26,588,020 de líneas móviles en servicio (70% del total en el país). Por esta razón, operadores como Tuenti (Movistar) y Virgin Mobile ofrecen sus servicios y destinan sus recursos a competir solo en esta modalidad. Movistar domina este terreno (40.4%), seguido por Claro (30.1%), Bitel (15.2%), Entel (13.9%) y, finalmente, Virgin Mobile (0.4%). Asimismo, a nivel de regiones, y sin considerar Lima y Callao, los departamentos que concentran la mayor cantidad de líneas móviles en servicio son La Libertad (1,588,713), Arequipa (1,483,393) y Piura (1,303,305).

La apuesta por el alquiler de infraestructura de telefonía móvil y, más recientemente, por los operadores móviles virtuales, ha permitido expandir la frontera de este mercado y hacer atractivo el país a los ojos de diversas empresas que buscan posicionar sus inversiones en este sector. De igual forma, la dinámica comercial instaurada por la portabilidad numérica, a partir de 2014, también ha favorecido a los consumidores y viene creciendo a pasos agigantados. A julio de 2017, la cantidad mensual de líneas móviles portadas de un operador a otro alcanzó un nuevo récord (259,172), al ser un 21.8% mayor que el mes anterior. Esto favorece enormemente a los consumidores, quienes, al no estar satisfechos con el servicio que les ofrece determinado operador, pueden buscar otra opción que se ajuste a sus necesidades, sin trámites engorrosos de por medio y sin perder su número.

La competencia en un mercado fomenta que las empresas se esfuercen por ganar y, sobre todo, fidelizar clientes a través de precios más bajos o mejoras en el servicio. Si observamos la estructura y los precios de los paquetes de modalidad prepago o postpago de hace algunos años atrás, notaremos que han sufrido un cambio de 180 grados.

Asimismo, la portabilidad complementa el efecto positivo que genera una oferta competitiva, pues permite a los usuarios cambiar de proveedor cuando no se sientan a gusto con el servicio. Los grandes ganadores son los consumidores, pues ven ampliadas sus posibilidades de elección y ganan poder de negociación. Por tanto, el cambio que ha sufrido el sector de telecomunicaciones en los últimos años ha tenido repercusiones positivas en el bienestar de los usuarios y se debe priorizar para generar más inversiones y mayor dinamismo.

Elaborado por:  [Comexperu]

 

Cargar más artículos similares
Load More By Rumbo Economico
Load More In Tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

PPK llegó a Roma para celebrar audiencia oficial con el Papa Francisco

El Sumo Pontífice visitará por primera vez el Perú en enero de 2018 El jefe de Estado, Ped…