Home Opinión Censo nacional 2017 El censo, el movimiento cívico más grande en época de paz

El censo, el movimiento cívico más grande en época de paz

16 min read
0
0
188

A decir de las Naciones Unidas, un censo de población y vivienda es el operativo civil de mayor magnitud que puede encarar una sociedad.  En un mes,  el Perú entero  será testigo de esta gran movilización. Nunca antes, en época de paz, se ha visto un despliegue similar en la historia de nuestro país,  se desplazarán centenas de miles de  compatriotas para  visitar alrededor de 102 mil centros poblados y 418 mil manzanas que congregan a más de nueve millones de viviendas, las que serán visitadas y empadronadas en su totalidad.

Estamos acostumbrados a que sean los ciudadanos quienes acudan a las ventanillas del Estado a peticionar un servicio. Esta vez será al revés, por primera vez, en diez años, será el Estado, a través de los funcionarios censales, que son voluntarios, quiénes  tocarán nuestra puerta, para formularnos, en aproximadamente media hora,   47 preguntas, agrupadas en  cuatro  aparatos: (a)  trece preguntas relacionadas con las características y servicios de nuestra  vivienda;  (b) tres preguntas referidas a las características de nuestro  hogar;  (c)  dos preguntas sobre las personas que conforman nuestro hogar y (d) veintinueve preguntas sobre las  características de cada una de  las personas que pasaron la noche anterior en nuestra vivienda.

A las ocho de la mañana del día domingo 22 de octubre se contará al primer ciudadano y  quince días después, en el área rural,  se contará al último ciudadano, que se estima sea el número 31 millones seiscientos mil, y ese es probablemente el número de habitantes que tiene el Perú, 31 millones seiscientas mil personas,  incluyendo nacionales y extranjeros,  entonces ¿para qué se necesita de un censo, si ya sabemos cuántos somos?  El Censo es más que un simple conteo de personas, brinda información privilegiada y proporciona datos de muchas variables  a nivel de área geográfica más pequeña.

De esta manera, alcaldes, gobiernos regionales y funcionarios del gobierno central, a través del voluntariado censal, tocarán nuestras puertas para recabar información que permita conocer, por ejemplo, cuantas niñas y niños en edad escolar viven en un centro poblado o un barrio, así priorizarán la inversión pública en la construcción de escuelas o losas deportivas, o cual es el número de madres gestantes, adultos mayores, niñas y niños menores de cinco años, así  podrán priorizar la inversión en la construcción o mejor abastecimiento de los centros de salud o postas médicas, o  establecer la cantidad de personas que residen en un centro poblado, barrio o urbanización, así priorizarán la construcción de  carreteras, de pistas y planificarán mejor el transporte público, conocerán la magnitud de la población que viven en zonas de peligro ante desastres naturales. Además, van a  orientar  la decisión sobre la ampliación de los servicios básicos, como la energía eléctrica,  agua, desagüe,  telefonía móvil e  internet

Pero realizar un Censo, que se planifica con varios años de anticipación, no solo se levanta  para  saber cuántos somos, o cuantos cuentan con un determinado  servicio, la ejecución de un Censo es mucho más  que eso, proporciona información social, demográfica y económica para que las decisiones de política, planificación y administración, de los próximos diez años, se sustenten en evidencias que permitan mejorar las condiciones de vida de la población.

Todos somos conscientes, que en los últimos diez años el Perú ha cambiado y mejorado,  El Censo de hace diez años (2007) reveló, por ejemplo,  que solo el 55% de las viviendas contaba con red pública de agua potable dentro de la vivienda, hoy, gracias a las encuestas sabemos que  esa proporción ha mejorado, pero también reveló que el 4% se abastecía de  agua a través de camión  cisterna, y que esta forma de abastecimiento alcanzaba a un alarmante  37% en  la provincia de Contralmirante Villar en Tumbes ¿Cuánto ha cambiado la forma de abastecimiento de agua en esta provincia? Esa información,  para la política pública, no la pueden dar las encuestas por muestreo, solo los Censos Nacionales, porque proporcionan datos desagregados a nivel de manzana o de centro poblado. Pero, si del agua hablamos, las estadísticas que se recaben serán usadas por los gobiernos locales para estimar el déficit habitacional en función a las viviendas que no cuentan con un sistema satisfactorio de provisión de agua potable, sea porque carecen del servicio o este  llega solo unas horas al  día o solo unos días a la semana, de esta manera será posible focalizar a los hogares con mayor riesgo de sufrir enfermedades infecto – contagiosas como la diarrea, principal causa de mortalidad infantil en el país, lo cual muestra que cada una de las preguntas incluidas en la cédula censal ha sido cuidadosamente analizada y discutida, primero al interior de cada ministerio y luego en la Comisión Consultiva de los Censos, integrada por representantes de los diferentes ministerios y de la sociedad civil.

Novedades de este censo

Desde el año 1962, los censos de población y los censos de vivienda son simultáneos,  por esta razón no tienen el mismo número, este es el séptimo de vivienda y el décimo segundo de población. Una de las novedades que trae  este séptimo censo de vivienda, tiene que ver con  las pregunta número ocho “¿pagan por el servicio de agua?”  Es la primera vez que se averigua  sobre el pago por este servicio, el objetivo, según el INEI, es identificar y cuantificar el número de viviendas que realizan un desembolso por el servicio de agua,  información que  va a posibilitar la mejora de la política de inversión en el saneamiento público,  cuantificar y caracterizar  a la población beneficiada con este subsidio y optimizar el gasto del Estado.

La interrogante sobre el pago por el servicio de agua, está ligada a otra nueva  pregunta, que también se formula por primera vez  ¿A qué empresa o entidad se pagan por el servicio de agua?, las alternativas que tiene la cédula censal son cinco: (a) empresa prestadora de servicios  – EPS, SEDA. EMAPA; (b) Municipalidad; (c) organización comunal;  (d) camión cisterna pago directo y (e) otro. El propósito de esta pregunta es identificar  los tipos de proveedores a los cuales, los hogares abonan por el servicio de agua  a fin que los tomadores de decisiones establezcan estrategias de mejora en el servicio y calidad del agua que recibimos.

Pero no solo el Censo de Vivienda trae novedades, igualmente el Censo de Población, tiene algunas nuevas preguntas, no formuladas en censos anteriores, una de ellas  tiene que ver con la protección social y busca cuantificar el total de personas que tienen algún tipo de seguro de salud   ¿Se encuentra afiliado al SIS, ESSALUD, Seguro de fuerzas armadas o policiales, seguro privado de salud, a otro seguro o no tiene seguro? Esa es la interrogante que nos van a formular y que debemos estar preparados para responder, información que ayudará a mapear los bolsones de la población que no es beneficiada por ningún tipo de seguro de salud, necesaria para la implementación de  estrategias de las políticas de aseguramiento universal y determinar, para la población que trabaja, el total de personas con  empleo formal e informal, con la ventaja de que se tendrá desagregada por diferentes ámbitos geográficos como ciudades, pueblos, distritos o provincias.

También hay una nueva pregunta  referida al derecho al nombre y  la identidad  y otra vinculada a la etnicidad, lo que permitirá, entre otros, visualizar  en mayor grado y de manera más adecuada la información de los pueblos indígenas, que podrán usarse en la aplicación y seguimiento de planes sobre educación, salud y otros aspectos relevantes para los pueblos étnicos. También se ha mejorado la pregunta sobre discapacidad, en el Censo anterior se preguntó solo a la persona responsable del hogar, si había alguna persona con discapacidad, hoy cada una de ellas será entrevistada.

Pero en mi opinión, una de las novedades más relevantes de este nuevo Censo es la georreferenciación de cada una de las viviendas del país, lo que permitirá, entre otros, conocer las viviendas y zonas más vulnerables ante terremotos o desastres naturales.

La importancia y trascendencia de los censos evidencian porque esta actividad es el movimiento cívico más grande en época de paz, podemos ser parte de este movimiento, inscribiéndonos como empadronadores voluntarios. Nuestra responsabilidad será empadronar 13 viviendas contiguas, muy cerca de donde vivimos. Será una experiencia inolvidable y bien que vale la pena.

Cargar más artículos similares
Load More By Alejandro Vílchez de los Ríos
Load More In Censo nacional 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

El Censo de los sin techo

Nuevamente nuestro país se prepara para ejecutar un nuevo Censo, lo hace después de 10 año…