Home Economía y Política Actualidad La ilusión del Estado de derecho en el Perú

La ilusión del Estado de derecho en el Perú

8 min read
0
0
78

Aldo Alberto Lorenzzi Bolaños

Nuestro país hoy en día vive muchos episodios de agitación de todo tipo, desde las marchas en contra de proyectos mineros hasta las confrontaciones entre poderes del Estado, que lo único que han logrado es resquebrajar aún más una sociedad debilitada en su tejido social.

Somos un país en el cual el imperio de la ley solo es una ilusión, ya que los peruanos le hemos perdido la fe a nuestras instituciones debido a la falta de credibilidad, a la mala administración de justicia, a la desigualdad económica y a la falta de interés por el Perú de parte del Estado.

Al escribir estas líneas no quiero dramatizar nuestra situación como sociedad. Sin embargo, considero que los valores que debe tener toda nación para su desarrollo, que son el respeto a la autoridad, la transparencia, el temor a infringir las normas, la tolerancia entre ciudadanos, se han ido perdiendo con cada herida causada por los mismos gobiernos de turno en situaciones como Bagua y el baguazo, Odebrecht y la corrupción, Conga, Conga, entre otros.

Ahora bien, para muchos peruanos esta situación se ha dado como consecuencia de un pueblo que no ha tenido mayor conocimiento democrático, que ha elegido a sus gobernantes dejándose seducir por el populismo puro, por personajes que han tomado el poder de manera siniestra, y es difícil ahora poder decir que nuestro país vive un Estado de derecho.

En el título I, en el artículo referido a los derechos fundamentales de la persona humana, encontramos una serie de derechos inherentes a toda persona que vive en una sociedad saludable. El primero de ellos es la dignidad de la persona humana, la cual genera efectos jurídicos de protección al ciudadano, una protección que está resquebrajada en nuestro país, desde el simple hecho de tener un transporte público carente de calidad en el servicio hasta la falta de interés por parte de Estado en ejecutar y solucionar de manera eficiente situaciones como la reconstrucción con cambios, que después de los hechos ocurridos en el 2017 en las zonas del norte de nuestro país hasta ahora no se termina de planificar la habilitación y la reconstrucción de la infraestructura dañada por el fenómeno del niño.

En el Perú se viven vulnerando derechos en cada momento, y es que no hemos aprendido que el recobrar la institucionalidad y el respeto a la autoridad debió generar bienestar para nuestra población, para lograr ser la nación que todos aspiramos ser.

¿Cómo podemos llegar a ser una sociedad que sea tolerante y esté siempre inclinada al diálogo si en el día a día todos los problemas los queremos solucionar con  confrontaciones, si la tasa de feminicidios avanza cada vez más acelerada?  Hasta hoy tenemos 112 muertes de mujeres inocentes que, en muchos casos, se sometieron, a través de la sumisión a su cónyuge y/o conviviente, a esta sociedad intolerante y aún machista.

No creo que la solución sea ponerle mandiles rosados a las fuerzas castrenses, ni tampoco endurecer las sanciones a los asesinos de estas mujeres, ya que al final el Poder Judicial será, en muchos casos, benigno con estos individuos. Debemos ir más allá para encontrar una verdadera reconciliación como sociedad, en la cual la integración tenga un efecto positivo para que el peruano sepa que lo normal a veces no es bueno y que lo bueno a veces no es normal, que las enseñanzas de casi 200 años de abusos cometidos en diversas formas y por diferentes gobiernos desde los españoles, hasta la autoridad que cree que teniendo el poder puede abusar de ti, a la hora de solicitar algo al estado tenga ya término. Necesitamos aprender que el imperio de la ley, el respeto a las instituciones y el diálogo son los mejores caminos para edificar nuestra nación.

No pensemos que el adelanto de las elecciones será una solución para cambiar todo, ya que nuestra manía es que cada 5 años se refunde nuestro querido Perú. Empecemos a apostar por trabajar hombro a hombro cada peruano para que nuestra tierra sea el mejor lugar para nuestros hijos. Solo así podremos decir que el Estado de derecho ya no es una ilusión en el Perú.

Cargar más artículos similares
Load More By Aldo Alberto Lorenzzi Bolaños
Load More In Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

Un acercamiento al nuevo Plan de Competitividad y Productividad

Hace aproximadamente un mes se publicó el nuevo Plan de Competitividad y Productividad (PN…