Home Negocios Negocios Legal ¿Me puedo equivocar con los plazos (además de deuda en cobranza coactiva) haciendo caso al reciente Informe N° 027-2020 emitido por SUNAT?

¿Me puedo equivocar con los plazos (además de deuda en cobranza coactiva) haciendo caso al reciente Informe N° 027-2020 emitido por SUNAT?

10 min read
0
0
20

Por: Manuel Villalva

El día de ayer en la noche de ayer 20 de mayo, se publicó en la web de SUNAT el INFORME N.° 027-2020-SUNAT/7T0000 Este concluye que, como era evidente para muchos, las suspensiones del cómputo de plazos de procedimientos administrativos, previstas en los DU Nos. 026-2020 y 029-2020 (y normas complementarias dadas en el marco del Estado de Emergencia) sí comprenden a los procedimientos tributarios llevados ante SUNAT.

Sin embargo, es importante notar que el informe llega a destiempo y puede terminar desinformando a muchos contribuyentes en cuanto al momento hasta el cual se suspende el cómputo de plazos.

En efecto, el mismo día en que se emite el informe (en la noche) se había publicado el D.S. 087-2020-PCM (en la mañana), con lo cual la suspensión del cómputo de plazos ahora culmina el 10.6.2020 y no en las fechas que señala el informe (con 15 a 20 días de diferencia, según el caso).

Es decir, un contribuyente al leer el informe «sin contexto legal vigente», podría terminar computando equivocadamente los plazos y agravando sobre sí, los efectos ya negativos de esta pandemia.

Por ejemplo, piénsese en el caso de una empresa que antes del estado de emergencia fue notificada con una resolución coactiva y al día 20.3.2020 estaba en el sexto día del plazo que otorga SUNAT para cancelar la deuda, en forma previa a trabar medidas cautelares (como el embargo). En situaciones normales el día siete (fecha límite para el pago) hubiera sido el 23.3.2020; sin embargo, debido al estado de emergencia y las normas mencionadas, el cómputo del plazo quedó suspendido.

Si el contribuyente sigue a la letra el informe de SUNAT, debería pagar el 28.5.2020 su deuda tributaria si no quiere que le traben embargos (pues la suspensión solo sería hasta el 27.5.2020); sin embargo, de seguir las normas vigentes sobre suspensión de plazos (que SUNAT omitió en el informe), la fecha límite de pago sería en realidad el 11.6.2020 (pues la suspensión opera hasta el 10.6.2020).

Son casi 15 días de diferencia que pueden significar una gran diferencia financiera para los contribuyentes, según sus particulares condiciones de liquidez.

Un error en la fecha de pago (debido a un error al computar los plazos) podría tener un impacto, inclusive, en la posibilidad de que dicha empresa pueda cumplir otras obligaciones con proveedores, trabajadores o bancos; afectando la cadena de pagos que tanto se busca proteger en estos días.

Sin duda la deuda tributaria finalmente se tendrá que pagar (lo que es justo y legal), pero en base a una inducción a error se terminaría adelantando la cancelación, perdiendo recursos que podrían haberse usado estratégicamente en otra finalidad.

Nótese que el derecho a diferir el plazo límite de pago pre-embargo tributario, no es una interpretación elusiva en ningún modo, sino un derecho que proviene del mandato normativo expreso del Estado al ampliar la suspensión hasta el 10.6.2020, precisamente para brindar garantías a los administrados.

No es tampoco una visión obtusa de la realidad. Sin duda es comprensible que la dinámica y celeridad de los cambios legales afectan a todos, incluyendo a SUNAT (que resolvió el informe el 8 de mayo, mucho antes de publicarse la norma y el citado informe), pero no hubiera estado de más incluir en el informe que los plazos asociados al D. U. 029-2020 podrían variar según se emitan normas posteriores en el marco del Estado de Emergencia (como sí se hizo en un pie de página, en relación al D. U. 026-2020).

Las circunstancias son extraordinarias, por lo que ameritaba salir de lo «usual» (think out the box SUNAT). Podría haberse colocado un pie de página abajo del enlace web o un aviso junto a la sumilla del informe (sin modificar su contenido), para advertir a los contribuyentes de la nueva fecha. Eso parece razonable tomando en cuenta que el informe fue colgado en el website de SUNAT, cuando ya se sabía de la extensión a la suspensión.

Es importante, aunque parezcan solo «detalles». No todos los contribuyentes cuentan con asesoría legal o tributaria (especialmente las personas naturales y las MYPE, aunque hasta las más grandes empresas pueden exponerse al error) y en un universo normativo tan cambiante, con entregas de El Peruano a doble turno (y a veces con matiné, vermouth y noche), resulta poco estratégico -por no decir empático- que se «congele» el informe con fechas de suspensión que no están ya vigentes al momento de su publicación.

Dada la extraordinaria coyuntura que atraviesa el país, la SUNAT debería buscar alternativas para garantizar la seguridad jurídica y la predictibilidad de los contribuyentes. Bien podría ponerse el aviso o pie de página ya sugerido o, si quiere hacerlo más oficial, podría emitirse un informe u otro documento aclaratorio. Adicionalmente, sería positivo que SUNAT difunda la fecha de vencimiento actualizada haciendo mención expresa a dicho informe (para relacionarlos), a través de sus redes sociales y de un comunicado web.

Mientras tanto, los contribuyentes deben saber que los plazos de cómputo de sus procedimientos administrativos ante SUNAT (inclusive los coactivos), están suspendidos hasta el 10.6.2020, inclusive. Tal suspensión es un derecho adquirido por mandato legal.

Cargar más artículos similares
Load More By Rumbo Economico
Load More In Legal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira tambien

#CADEdigital: el futuro demanda que las organizaciones implementen un plan de transformación digital

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la urgencia de que las organizaciones impl…